Alejandro Lara & Asociados

Gestión de Contenidos - Comunicación

GESTIONAMOS CONTENIDOS y DISEÑAMOS EXPERIENCIAS

que despiertan la atención del público y aumentan la fidelidad a su marca

La experiencia turística se puede diseñar

 

En el ADN de la planificación turística deben estar aquellas variables que puedan ser jerarquizadas y mediatizadas. La experiencia turística se puede diseñar. Sobre la base de una historia, de una tradición o de una leyenda, se puede diseñar la experiencia que el visitante consumirá y llevará en su mente.

 

El destino mediante "lo que nos dice", orienta sobre los productos a desarrollar y sus públicos correspondientes.

 

Se trata de trabajar junto a los planificadores turísticos de un destino. De esta forma el profesional del turismo encontrará al diseño de experiencias como la rama complementaria de la comunicación turística, al momento de crear experiencias.

 

El turismo es una experiencia de comunicación por un sujeto receptor, que hace una inmersión multisensorial en un destino. Y todo comportamiento en la medida que afecte al turista, puede ser transformado en experiencia.

 

Etapas del diseño de experiencias

En primer lugar, el diseñador luego de una etapa de estudio del destino, analiza los valores, criterios, idiosincracia, relaciones de contexto a nivel regional, local y global y todas las variables "duras" ponderadas y trabajadas por los planificadores.

 

Luego se conformarán las hipótesis dentro de las cuales podrá concretarse el proyecto (del plan turístico, o creado por el propio diseñador). Estas hipótesis en ocasiones son explicitadas en la etapa inicial del proceso de diseño y en otros casos con posterioridad o simultáneamente a dicho proceso y contemplan los objetivos a alcanzar, la categorización del hábitat, el mercado real y potencial, la sustentabilidad del proyecto y su correspondiente gestión, entre otros factores.

Una vez definido el campo de acción (valores, criterios y objetivos) y estableciendo las hipótesis, el sistema producto turístico / empresa de turismo (pública o privada) / mercado, se pasa a la etapa del programa de diseño. Tradicionalmente suministrado por los planificadores o por la organización, actualmente tiende a ser reformulado por el diseñador de experiencias.

 

Se trabaja y consensua con el planificador y el comunicador sobre el sistema de decisiones sobre el producto turístico. Cómo se producen las decisiones de diseño, quiénes participan y quiénes deciden.

 

A continuación se establecen los marcadores turísticos a los diversos productos, lugares o atractivos del destino. Es decir, se los simboliza, se les otorga sentido, presencia y posicionamiento en el mercado.

 

En forma paralela, se integran estos marcadores a la marca del destino (que puede ser local, regional o reponder a una estrategia de marca país).

 

Finalmente, se implementa el plan de comunicación de la oferta de experiencias mediante la utilización de los medios tradicionales de comunicación, integrados con herramientas 2.0 y 3.0.

 

Lo auténtico y lo inauténtico: los marcadores turísticos

La noción de verosimilitud cobra especial relevancia, ya que no es necesario que el relato alrededor de un atractivo sea real o no. Lo importante es que sea verosímil, que ese relato le otorgue sentido al paisaje, al edificio, al monumento, en fin, que el patrimonio cultural y natural de un lugar sea el marco para que el turista experimente sensaciones, sean a través de la gastronomía local, sus fiestas populares, sus actividades tradicionales o la interacción con la comunidad residente. Todo se puede convertir en una experiencia turística.

 

Porque la construcción de la realidad que hacen los turistas, los residentes y los anfitriones a partir de la experiencia diseñada en el destino, hace que derive en nuevos atributos que servirán para ajustar el producto y su consiguiente comunicación.

 

Y por su propia naturaleza, como se dijo con anterioridad, esa experiencia es comunicable mediante una integración entre los medios tradicionales de comunicación y las herramientas 2.0 y 3.0.

 

En definitiva, se deberá mirar al destino no solo como el fruto de una estrategia de planificación, sino como el resultado de una percepción construida por la comunicación formal e informal. Porque el destino o producto turístico no existe para el turista o potencial turista hasta que no es comunicado como tal.

 

El diseño de experiencias se desarrolla a partir de una perspectiva altamente interdisciplinaria, que considera todos los aspectos del mercado, del cliente y la marca turística.

 

Un acercamiento al diseño experiencial considera los momentos de interacción entre las personas y las marcas (entendido como productos turísticos cargados de sentido), y busca generar el mayor valor posible de estas interacciones entre ambas partes, con el propósito de crear experiencias y recuerdos positivos.

 

info@alejandrolara.net - Av. Cabildo 1169 P.5 “D” (1426)  -  Alejandro Lara & Asociados. Comunicación - Diseño de Experiencias - 2017