Alejandro Lara & Asociados

Gestión de Contenidos - Comunicación

GESTIONAMOS CONTENIDOS y DISEÑAMOS EXPERIENCIAS

que despiertan la atención del público y aumentan la fidelidad a su marca

Fortalecer los destinos y evitar la especulación para potenciar el turismo

 

El desafío de la superestructura turística es trabajar en el fortalecimiento de sus centros turísticos de estadía y distribución para satisfacer la demanda real interna y contrarrestar las tentaciones del tipo de cambio de destinos extranjeros y acotar el accionar de comerciantes y empresarios que buscan salvar el año en un par de meses.

 

Para alcanzar el éxito, además de poner en valor al destino y su equipamiento, es importante articular los mecanismos necesarios de control para evitar o al menos minimizar, la especulación al momento de establecer los precios de servicios y productos relacionados directa o indirectamente con la actividad. Porque de lo contrario, los destinos extranjeros siempre ganarán la pulseada al momento de elegir dónde se pasarán las vacaciones.

 

La devaluación del mes de diciembre hizo que los precios subieran no solo en lo que a servicios se refiere, sino que incrementó los precios ya altos que tenían los alquileres en la costa argentina. A eso se sumó la incertidumbre económica y salarial que provocó que esta temporada en los principales centros turísticos fuera la peor de los últimos diez años, de acuerdo con la visión de empresarios del sector hotelero de los destinos veraniegos.

 

El corredor que comprende el Partido de la Costa y el Partido de General Pueyrredón, por ejemplo, tuvieron un pico de visitas en la época de las fiestas, pero una vez finalizado el primer fin de semana del año, emprendió el regreso a sus hogares y la llegada de turistas se redujo notablemente.

 

Para algunos sectores la ocupación hotelera en la costa rondó el 70%, pero la realidad marcó otra cosa. Luego de los aumentos desmedidos tras la victoria de Mauricio Macri, desesperadamente los propietarios de inmuebles buscaron atraer inquilinos con bajas sustanciales y los comercios ofrecieron ofertas que llegaron hasta la mitad de los precios con los que arrancó la temporada. Sin embargo, la reacción llegó a destiempo.

 

En concreto: Mar del Plata tuvo una ocupación del 50% aproximadamente, un 30% menos que el año pasado. Los turistas permanecieron en "La Feliz" durante cinco o siete días. Por su parte, los espectáculos también sintieron la floja temporada ya que muchas obras teatrales tuvieron que levantarse y los productores se quejaron de la baja asistencia del público.

Roberto Brunello, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), aseguró que la actividad del sector cayó entre "un 30 y un 40%" en relación con el año pasado.

 

La oferta de países limítrofes como Chile y –principalmente- Brasil complicaron las posibilidades de la Costa. En ese sentido, el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, coincidió en que esta temporada, más de dos millones de argentinos eligieron Brasil para pasar sus vacaciones. De esta forma, durante las primeras semanas del año, unos 270 vuelos llegaron a las distintas ciudades de Brasil desde Argentina.

 

Una de las principales causas fue la devaluación del Real brasileño que ofreció un mejor tipo de cambio a favor del turismo masivo desde la Argentina. Además, la posibilidad de pagar en cuotas y con tarjeta incentivó al turista argentino por elegir destinos extranjeros.

 

A nivel nacional, la falta de trabajo consensuado por parte de la gestión anterior del MinTur, que privilegió a funcionarios y empresarios afines políticamente, postergando a destinos con otro color político, dio como resultado que muchos destinos dependieran del humor político del poder central, no solo para obtener financiamiento para campañas de promoción y puesta en valor turística, sino para establecer acuerdos de precios con otras carteras, tanto nacionales, como provinciales y las cámaras empresarias involucradas en la cadena de valor turística.

 

Contra esa suerte de discriminaciones políticas características del kirchnerismo, el Ministro Santos fue enfático: “Lo que no voy a hacer jamás es discriminar un destino por cuestiones políticas. Córdoba, donde fui ministro, fue el destino más discriminado del país. Antes había enfrentamientos por pensar diferente, ahora queremos una Argentina integrada y tolerante”.

El gobierno del Presidente Macri en general y la gestión de Gustavo Santos en particular, comprenden a la actividad turística como un todo armónico, más allá de banderías políticas, donde ya se comenzaron a trazar las líneas de trabajo para crear herramientas de monitoreo y seguimiento para cada uno de los segmentos que componen la actividad.

 

Así, todos los actores que comprenden la superestructura turística podrán conocer fehacientemente al turista real, sus características y sus preferencias, al tiempo que se podrá trabajar racionalmente en función del contexto para articular un sistema de precios del producto turístico y sus derivados, rentable, pero por sobre todas las cosas, competitivo ante las ofertas turísticas de destinos extranjeros.

 

En su mensaje a la Asamblea Legislativa en la apertura de sus sesiones ordinarias del 1 de marzo, el Presidente Mauricio Macri planteó la necesidad de “mejorar la competencia y el funcionamiento del mercado para que nadie abuse de sus posiciones dominantes y especule contra el consumidor”.

 

El cambio no se realizará de un día para el otro, el desafío es trabajar sin pausa en la generación de los consensos necesarios para hacer realidad un viejo objetivo: que Argentina no sea un país con turistas, sino un país turístico… esta vez de verdad.

 

 

info@alejandrolara.net - Av. Cabildo 1169 P.5 “D” (1426)  -  Alejandro Lara & Asociados. Comunicación - Diseño de Experiencias - 2017